21 jun. 2010

En Cuba no ha pasado nada...

Por Manuel Cereijo

¿Qué?, ¿que en Cuba no ha pasado nada? ¿Que ahora todos somos hermanos? ¿Que ahora, de pronto, existe el perdón, la paz, el olvido. Que ahora, de pronto, nosotros somos cubanos también. ¿Qué, que debemos quitar el embargo? ¿Ahora? Que los dolares no son malos. ¿Ahora? Que las inversiones privadas son convenientes. ¿Ahora? ¿Y antes, no nos robaron, no nos confiscaron?

¿Y dónde estaba el perdón y la paz y el amor cuando se fusilaba a mansalva. ¿Y dónde estaba el perdón, el amor, cuando se torturaba, se prendia, se maltrataba? Pero ahora se acuerdan que somos cristianos y sí, los cristianos perdonan, los cristianos aman, ¿pero es que los cristianos no pueden exigir justicia? ¿Y cuando hubo que sacar a latigazos a los mercaderes del templo? ¿Y las cruzadas? ¿Y las guerras santas? ¿Y los cientos de fusilados que murieron gritando “Viva Cristo Rey”? ¿Que en Cuba no ha pasado nada? ¿Y los miles de presos? Y los cientos de presos que están todavía en las cárceles cubanas? ¿Y los muertos día a día en el mar?

¿Qué, que aquí no ha pasado nada? ¿Y la opresión en la que ha vivido el pueblo cubano por 51años? ¿Y la falta de libertad religiosa, la prohibición de Dios? ¿Y los derechos públicos, cívicos, sociales, económicos del pueblo cubano? ¿Paz? ¿Olvido? ¿Perdón? ¿Amor? ¿Y la justicia?

¿Que aquí no ha pasado nada? ¿Y la situación infrahumana en la que está viviendo el pueblo cubano? ¿Y las confiscaciones? El robo de todo aquello ganado, merecido por tantos a base de trabajo, sudor, dinero, sacrificio, intelecto, talento, creatividad, riesgo. ¿Cómo, que en Cuba no ha pasado nada?

¿Y las torturas de tanta juventud? ¿Y tanta sangre derramada por solo ansiar libertad y justicia? Son más de 5 décadas de abusos, de irresponsabilidades, de oprobios, de humillaciones, de repudios, de vejaciones, de separaciones. ¿Que aquí no ha pasado nada? Son más de 51 años de: O se está con la revolución o no se es cubano. O se está con la revolución o se es apátrida. O se está con la revolución o se es un paria. O se está con la revolución o no hay derecho a nada. No, ningún gobierno es Patria. Y, ¿que en Cuba no ha pasado nada?

Al empresario, al capitalista, al luchador, al creador de riqueza, se le llamó ladrón, explotador. Ahora se busca su capital, su empresarismo. Al intelecutal, al literato, al científico, al periodista, al artista, al profesional, al obrero, al campesino, al estudiante, por ser independientes, por querer ser libres, se les llamó traidores. Y ¿que aquí no ha pasado nada?

¿Que aquí no ha pasado nada? ¿Ahora que el régimen agoniza? ¿Ahora que el sistema está en bancarrota moral, social, política, intelectual, económica? ¿Ahora que lo que buscan es sobrevivir día a día, aferrados a un poder que los cegó? A una arrogancia estúpida, criminal.

¿Que aquí no ha pasado nada? Y una sociedad, un pueblo, que en 1959 se encontraba a la vanguardia en este Hemisferio, desde la educación y el arte, a la medicina y las telecomunicaciones, desde la salubridad al transporte, desde la música y la televisión a la agricultura y la construcción, desde el turismo hasta la industria ligera, desde de la industria azucarera y del tabaco a la industria del licor. Desde las leyes sociales a una clase media pujante. Desde el sector privado dinámico y fuerte a un campesinado productivo, independiente. Porque es una realidad innegable, que en solo 56 años de República, Cuba había alcanzado logros sociales, económicos, familiares, jamás vistos en este Hemisferio.

A esta sociedad, la han convertido en una sociedad de mendigos, a una sociedad sin fe, sin esperanza, sin pujanza, que vive, o mejor, subsiste, en condiciones miserables, infrahumanas. Y ¿que no ha pasado nada?

No, aquí no ha pasado nada. Solo miles de fusilados, Solo casi 200,000 presos en 51 años. No, aquí no ha pasado nada. Solo más de dos millones de exiliados.

Solo la confiscación de fincas, industrias, comercios, propiedades, consultas, oficinas. No, aquí no ha pasado nada. Solo el terror constante, el miedo. Más de 50,000 personas torturadas. No, aquí no ha pasado nada. Sólo la supresión de todos los derechos inherentes al ser humano, desde los más elementales a los de orden superior. Solo la irresponsabilidad, la ineficacia, la mediocridad de un gobierno perpetuado por 51 años que ha llevado a un pueblo a la miseria. Solo la discriminación religiosa, la discreminación filosófica, la discriminación intelectual-política, la discriminación nacional. No, ¡¡¡en Cuba no ha pasado nada!!!

Siempre ha habido un salvador, benefactor, económico. La Unión Soviética, España, la UE, Chavez. Y ahora buscan además, un salvador político.

No es si Fidel Castro muere, si Raul muere antes, si transición o sucesión, no. Han pasado muchos años. Muchos presos políticos, muchos fusilados, muchos torturados. Es DEMOCRACIA Y LIBERTAD. Prosperidad, paz, bienestar.

La Cuba donde hace 51 años no hay elecciones libres pluripartidistas, independientes, con procesos electorales a ningún nivel. La Cuba donde hace 51 años no existen sindicatos libres. Ni empresarios. Ni propiedad privada. Ni libertad de religión.

La Cuba sin fe, sin esperanza, sin humor, sin amistad. La Cuba de la simulación, la desconfianza, la mentira, la hipocresía, el crimen. La barbarie. El salvajismo.

¿Que no ha pasado nada?

No, con los tiranos no se dialoga. No, con los asesinos no se dialoga. Se les doblega, se les presiona, se les exige, se les vence. Son muchos los muertos, los presos, muchas separaciones, muchas torturas, muchas vidas truncadas, mucho sufrimiento, mucha miseria. El final tiene que ser una derrota total, completa, limpia, sin mediatizaciones. No importa cuánto cueste o cuánto más dure.

Tomado de:  Blog de Zoé Valdés

  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario