14 jun. 2010

Un voto de confianza

Por: Alexander Domínguez

Parece que algunas personalidades del exilio cubano no acaban de entender que el dominó se está jugando allá y, por otro lado, no acaban de aprender que, cada vez que EEUU ha aflojado las tensiones y comienza a dar pasos en dirección a disminuir la presión, los Castro han hecho hasta lo imposible por impedir que esa tendencia continúe.

Ahora tenemos de nuevo la polémica sobre los viajes a Cuba de ciudadanos norteamericanos. Quisiera que esa parte del exilio reflexione sobre esto: si los ciudadanos norteamericanos pueden viajar a Cuba sin restricciones, eso querría decir que los cubanos del exilio que sean ciudadanos norteamericanos podríamos viajar sin ninguna restricción y no se nos podría imponer por el régimen cubano que viajásemos con el pasaporte cubano pues, para EEUU, un ciudadano naturalizado y uno nacido aquí tienen el mismo estatus y eso sería algo que el mismo régimen castrista no admitiría y, por supuesto, serían ellos los que bloquearían la decisión de EEUU de permitir los viajes de sus ciudadanos.

Si los ciudadanos españoles, cuando nuestra Guerra de Independencia, no hubiesen podido viajar a Cuba, no habría existido tanta influencia libertaria entre nuestros patriotas que querían --y hasta dieron sus vidas-- por lograr la misma libertad que los españoles tenían para dirigir sus destinos.

Creo fervientemente que un ``cañonazo ideológico'' de tal envergadura, no sería asimilado ni aceptado por el régimen castrista y terminarían por bloquear esa tendencia y, además; ¿cómo vamos a pedirles a los norteamericanos que no viajen a Cuba para no ayudar económicamente al régimen si nosotros somos los primeros en viajar a un país que nos expulsó o nos hizo la vida un yogurt y enviamos dinero en grandes cantidades a muchos de nuestros familiares que no hacen nada porque volvamos y no se suman a nuestros hermanos disidentes que luchan para que, incluso nosotros, podamos volver a vivir en democracia en nuestro país?

Demos un voto de confianza a nuestros hermanos disidentes antes de juzgarlos sumariamente como hace Castro.

Tomado de: El Nuevo Herald

  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario