3 jul. 2011

Cuba teme quedarse sin su benefactor

Cortesía de PONG.

La admisión por Hugo Chávez de que está luchando contra un cáncer causa nuevas preocupaciones en Cuba, que ve en peligro a un importante benefactor económico.

“No me gustan Chávez ni los venezolanos, pero si se van sería un desastre. Ahora tenemos tranquilidad gracias a su petróleo”, dijo Olga Rivera, una maestra. Durante sus 12 años en el poder, Chávez hizo de Cuba su proyecto personal, enviando petróleo, invirtiendo dinero en emprendimientos conjuntos y consolidando una estrecha amistad con su padrino político, Fidel Castro.

Cuba afronta una difícil situación económica que puede superar en parte gracias a la sustancial ayuda de su aliado venezolano, cuyos recursos petroleros llegan abundantemente a la isla. Venezuela suministra 115.000 barriles de petróleo diarios a Cuba en condiciones preferenciales. También está invirtiendo en la recuperación de antiguas refinerías en la isla. El costo de estas subvenciones es del orden de miles de millones de dólares, y resulta muy criticado en Venezuela, donde existen privaciones energéticas de todo tipo. Cuba, por su parte, ha enviado unos 40.000 profesionales que trabajan en Venezuela en salud, educación y las fuerzas armadas. Esta ayuda de Venezuela depende de la presencia de Chávez en el poder.

Si Chávez sale de la presidencia por enfermedad o una derrota en las elecciones de 2012, su sucesor no tendría la misma actitud ante el régimen castrista, aseguró Christopher Sabatini, director de política en America’s Society, de New York. “Me imagino que ellos tienen miedo”, dijo aludiendo a los cubanos. “Si bien pocos en el círculo leal a Chávez cortarían (el petróleo) si el estuviera incapacitado, el cáncer lo hace ver más falible para las elecciones de 2012, y la oposición cortaría la asistencia a Cuba”, apuntó. “Y una vez que esto ocurra, no se qué pasará con Cuba”, apuntó.

Cuba conoce los peligros que corre al depender excesivamente de un aliado después de su experiencia con la ex Unión Soviética. Moscú fue durante 30 años el principal benefactor de la isla, suministrándole petróleo y assitencia en muchas otras áreas a un costo de más de 4.000 millones de dólares al año. Tras el colapso del comunismo soviético en 1991, la economía cubana se desplomó, dando paso a una profunda crisis. La escasez en Cuba no ha desaparecido ni mucho menos, pero la ayuda de Chávez es esencial.

Repsol-YPF. Con esta experiencia, el presidente cubano Raúl Castro se ha propuesto diversificar las relaciones con otros países como China y Brasil, y está impulsando un plan de más de 300 reformas para modernizar la economía comunista local.También está encaminando el desarrollo petrolero en las aguas del Golfo de Mexico. Cuba planea comenzar la perforación este año de un pozo situado en el Golfo de México encomendando a la multinacional española Repsol YPF, que es crucial para reducir la dependencia del petróleo venezolano.

Pero áun si aparece el petróleo del Golfo, los resultados de la producción tardarían años en rendir, lo que significa que Cuba necesita que Chávez sobreviva y se mantenga en el poder. “No hace falta decir que la independencia energética es fundamental para la supervivencia en el futuro político y económico de la isla”, comentó Jorge Piñón, un experto de la Florida International University. “El colapso de la Unión Soviética en 1991 enseñó a Cuba una lección muy costosa”, dijo el experto.

Fuente: La Capital


  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario