9 nov. 2010

Castro incumple el acuerdo con la Iglesia sobre los presos

Los 13 reos políticos que se niegan a abandonar Cuba siguen en la cárcel.

Plazo cumplido. El acuerdo entre Raúl Castro y la Iglesia católica, con mediación de la diplomacia española, se cumplió el domingo sin que sepa el destino de los 13 presos políticos que se niegan a abandonar la isla. Entre ellos destaca Héctor Maseda, el marido de Laura Pollán, la líder de las Damas de Blanco. "El Estado calla, está en absoluto silencio. Hemos pedido una entrevista con el arzobispado y nos hemos dado 72 horas más. Raúl Castro está engañando a la Iglesia, está jugando con el Gobierno español que le tendió la mano y también con nuestros sentimientos", denuncia Pollán.

El histórico compromiso alcanzado por el cardenal Jaime Ortega y el presidente cubano se ha cumplido en parte: 39 de los 52 presos políticos que forman parte del Grupo de los 75 fueron expulsados y la mayoría permanece en España. También fueron excarcelados 14 presos acusados de hechos violentos, lo que sorprendió a la oposición. Los 23 restantes habían sido liberados previamente con licencias extrapenales. "No es lo que pensábamos que iba a ocurrir. Hay que confiar que se tomen las mejores decisiones", añadió José Félix Pérez, coordinador de la Conferencia de Obispos.

La Iglesia también anunció que la familia de Orlando Zapata podía abandonar el país. Reina Tamayo, su madre, reflexiona sobre qué camino tomar, tras las agresiones y detenciones sufridas en los últimos días.
Nada se sabe de Héctor Maseda y sus compañeros, a los que el Gobierno no quiere dejar libres en las calles cubanas. Entre ellos destaca el médico Óscar Elías Biscet, uno de los opositores más respetados en el exterior; el obrero Ángel Moya, marido de Berta Soler, otra de las Damas de Blanco; Diosdado González, promotor de varias huelgas de hambre, y el economista Arnaldo Ramos.

La Iglesia también anunció que la familia de Orlando Zapata podía abandonar el país. Reina Tamayo, su madre, reflexiona sobre qué camino tomar, tras las agresiones y detenciones sufridas en los últimos días.
Nada se sabe de Héctor Maseda y sus compañeros, a los que el Gobierno no quiere dejar libres en las calles cubanas. Entre ellos destaca el médico Óscar Elías Biscet, uno de los opositores más respetados en el exterior; el obrero Ángel Moya, marido de Berta Soler, otra de las Damas de Blanco; Diosdado González, promotor de varias huelgas de hambre, y el economista Arnaldo Ramos.

Ver las calles de La Habana


"¿No es más fácil llevarlos a su casa en auto que enviarlos a España con todos esos trámites", se preguntaba ayer la líder de las Damas de Blanco. "Lo que quiere Héctor es ser libre, pasear por las calles de La Habana". En parecidos términos se situó Elizardo Sánchez, líder opositor y activista proderechos humanos: "No liberarlos sería un fraude contra la comunidad internacional".

Seis de los 13 presos políticos que permanecen en prisión se han planteado iniciar una huelga de hambre en demanda de su libertad. Guillermo Fariñas también dio a entender que dejaría de comer de nuevo, pese a que ayer desmintiera una acción inminente. "Hemos hablado con Fariñas y le hemos pedido, al igual que a los presos, que no realice una huelga de hambre. ¡Los necesitamos vivos!", implora Pollán.

Los medios oficiales, como de costumbre, no se hicieron eco del plazo expirado. La visita sorpresa de Hugo Chávez, que celebraba el décimo aniversario de los acuerdos bilaterales, acaparaba todos los titulares.

Tomado de: Público.es

  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario