23 sept. 2010

Cuba retira a miembros de inteligencia de 18 países de Latinoamérica

Los espías cubanos también se quedan sin trabajo
El gobernante Partido Comunista de Cuba retiró de 18 países del continente a sus representantes, quienes tenían rango diplomático de consejeros políticos en las embajadas de la Isla, y quienes son fuentes permanentes de valiosa información de inteligencia para la máxima dirección cubana.

La medida es vista como una acción desesperada y carente de lógica, pues fue realizada en absoluto silencio. No obstante, causó molestias a los retirados. 


En el desmantelamiento del aparato de inteligencia por parte del oficialista Partido Comunista de Cuba, se usó la sorpresa. Su personal pertenecía al otrora Departamento América del Comité del Central del Partido, el cual fue promotor de los movimientos de liberación nacional en varios países del hemisferio, teniendo en frente a un hombre que hizo temblar a los servicios especiales de EEUU y a la CIA, por el manejo de operaciones encubiertas, el Comandante Barba Roja (Manuel Piñeiro Lozada). Éste tuvo a su cargo la preparación de la salida del Che Guevara hacia Bolivia y pudo burlar todo el contraespionaje.

El Departamento América estaba formado en su mayoría por oficiales del Ministerio del Interior, que después se vio incrementado con la incorporación de jóvenes provenientes del mundo intelectual que le ofrecieran el complemento necesario al trabajo operativo, de recolección de información y su evaluación analítica.

Tras unos 40 años de expandir por América Latina las ideas y proyectos de la Revolución Cubana y en particular de Fidel Castro, su inspirador, ahora la política del gobierno de Raúl Castro, con la imagen visible de su sombrío, intrigante y ortodoxo vicepresidente, Machado Ventura, se decide disolver lo que antes fuera un emporio competidor de los servicios de inteligencia de Cuba. Más de una veintena de personas que eran considerados por ‘larga experiencia y lealtad’ y que ahora son despedidos y enviados a una jubilación forzosa, otros serán reasignados a otras misiones ajenas a lo que hacían y el hecho cierto es que los 18 no regresan ni a recoger sus pertenencias, alguien se ocupara de hacerlo.

Tomado de:  La Estrella

  • Ir a la página principal
  • 2 comentarios:

    1. No parece. O Raúl Castro quiere reformar esa organización con gente suya o la elimina porque ya no vale la pena. El tiempo dirá.

      ResponderEliminar