2 ago. 2010

¿Cambios en Cuba?

En el último mes parece que la mítica isla caribeña está más inquieta de lo habitual. El Gobierno de los hermanos Castro decidió liberar a 52 presos políticos. Al mismo tiempo, Fidel, después de cuatro años desaparecido, en las últimas dos semanas se le ha visto hasta en ocho ocasiones. El domingo su hermano Raúl también ha querido anunciar nuevos cambios económicos.

Para algunos los cambios son insuficientes y para otros la isla está tomando un nuevo rumbo a tener en cuenta. Raúl Castro se niega a hablar de ‘reformas’ pero reconoce que quieren llevar a cabo una adaptación económica a las preocupaciones actuales. Los cambios, o los destellos de apertura en la isla conviven con la insistencia sobre “el carácter irrevocable del socialismo cubano”.

El antes y el después fue el anuncio de la liberación de 52 presos políticos de la isla. Un acuerdo al que se llegó con Raúl Castro a la cabeza, el arzobispado de la Habana y el trabajo del ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos.

Apenas 48 horas después de que se anunciara la liberación de los presos políticos, Fidel Castro se dejaba ver después de cuatro años de oscuro letargo. Se mostraba recuperado y con fuerzas. Desde entonces ya se cuentan por ocho las apariciones, entre ellas una en la que salió con una camisa verde oliva y que desató todo tipo de rumores que no se sustentan más que en una prenda de ropa con cierto simbolismo.

El caso es que Fidel sigue respetando al que manda actualmente, su hermano Raúl, el pasado domingo, en un acto de educación, dejó que el presidente de la isla asistiera solo a la sesión de la Asamblea Nacional en la que se dieron a conocer algunas de las ‘actualizaciones’ económicas.

Despidos en el funcionariado y una ligera apuesta por las pequeñas empresas privadas son un brevísimo resumen del anuncio. El mandatario desveló que el Consejo de Ministros acordó los pasados 16 y 17 de julio "un conjunto de medidas para acometer, por etapas, la reducción de las plantillas considerablemente abultadas en el sector estatal". El fomento del empleo por cuenta propia se contempla "como una alternativa más de empleo de los trabajadores excedentes".

Antes de la reunión, el ministro de Economía, Marino Murillo, había aclarado a la prensa lo que cabía esperar del encuentro: “No se puede hablar de reformas, estamos estudiando una actualización del modelo económico cubano”. Y advirtió: “Está en estudio con mucha calma, porque no tenemos derecho a equivocarnos”.

Murillo señaló también que se extenderá a otros servicios el “experimento” de arrendar taxis, barberías y peluquerías a particulares, que comenzó hace algunos meses con el propósito de estimular los deficientes servicios estatales.

Pero ante el anuncio, Murillo quiso insistir que la ‘actualización económica’ se llevaría a cabo desde una planificación centralizada, totalmente opuesta a la economía de mercado, sobre la que el titular de Economía mostró su “absoluto rechazo”, y aclaró: “Aunque se aligeren algunos sectores, la propiedad seguirá siendo estatal”.“Hoy el Estado tiene un grupo de actividades que se debe descargar. El Estado se tiene que ocupar en economía de las cosas más fuertes”, repitió.

“LOS ENEMIGOS DE LA PATRIA SIN IMPUNIDAD”

Raúl Castro también aprovechó su aparición pública para recordar que a pesar de iniciar un proceso de liberación de 52 presos “no habrá impunidad para los enemigos de la Patria". Es más mostró las ‘bondades’ de la revolución que “puede ser generosa porque es fuerte”, dijo en su discurso ante la Asamblea, en el que añadió: “No resulta ocioso reiterar que no habrá impunidad para los enemigos de la Patria, para quienes intenten poner en peligro nuestra independencia”.

Con estas declaraciones los hermanos Castro dejan clara su postura ante las peticiones del arzobispado de Cuba, quienes después de conseguir la liberación de los 52 presos ahora han pedido eliminar “las restricciones a las libertades individuales y colectivas” y “el exceso de enfermizos controles burocráticos” en la isla.

CON EE.UU. IGUAL QUE SIEMPRE

La relación con su enemigo del Norte también fue uno de los temas que salieron a la luz en la Asamblea del domingo. El mandatario aprovechó la oportunidad para referirse a los nexos con su vecino, pero no se manifestó muy esperanzado en una mejora ni lanzó propuestas sobre el asunto.

“En cuanto a Cuba y los Estados Unidos, en esencia nada ha cambiado. Nuestros valerosos Cinco Héroes permanecen sufriendo injusta prisión y un trato abusivo, como la crueldad que se comete actualmente con el compañero Gerardo Hernández Nordelo, condenada por esta Asamblea”, afirmó refiriéndose a los cubanos arrestados en Estados Unidos en 1998, y condenados por espiar para el gobierno cubano.

Según el mandatario cubano, “aunque exista menos retórica y se celebren ocasionales conversaciones bilaterales sobre temas específicos y limitados, en realidad, el embargo económico se continúa aplicando y nosotros seguiremos actuando con la serenidad y paciencia que hemos aprendido en más de medio siglo”.

NUEVATRIBUNA.ES / AGNESE MARRA

  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario