22 dic. 2010

De comó ser un buen comunista


En estos momentos en que Venezuela es empujada por el moderno Prometeo de Sabaneta para convertirla en un novedoso parque temático comunista, al estilo de Cuba o Corea del Norte, vale la pena que nos preguntemos los venezolanos qué debemos y qué no debemos hacer, en el futuro inmediato, para no sufrir los embates de la represión que es inherente a todo régimen totalitario.

Por lo que, les dejo unos sencillos consejos, que tomo en préstamo de la tierra de José Martí:

1º. No viaje al exterior sin permiso del gobierno. Aunque usted cuente con una visa aprobada y los pasajes de avión, únicamente se puede abandonar el país con un salvoconducto oficial (la conocida Tarjeta Blanca) cuyo proceso de obtención puede tomar años y en muchos casos nunca ser otorgada;

2º. No cambie de domicilio, pues las mudanzas lo obligan a someterse a decenas de regulaciones;

3º. No posea una computadora personal, un fax o una antena de TV por cable;

4º. No acceda libremente a Internet. La Internet está estrechamente controlada y vigilada por la seguridad del Estado;

5º. No envíe a sus hijos a un colegio privado o religioso;

6º. No practique ningún culto religioso;

7º. No pertenezca a ninguna organización independiente de carácter nacional o internacional, con excepción de las gubernamentales (Partido Socialista Unido de Venezuela, Unión de Jóvenes Socialistas, Comités de Defensa de la Revolución, etc.);

8º. No vea o escuche emisoras de radio o televisión privadas o independientes; sólo los medios de difusión de propiedad estatal y dirigidos por el gobierno;

9º. No lea libros, revistas o periódicos, con excepción de aquellos aprobados y publicados por el gobierno; 10º. No visite o se hospede en hoteles, restaurantes o playas destinadas a turistas;

11º. No busque empleo en las pocas compañías extranjeras establecidas aún en el país sin la aprobación del gobierno;

12º. No posea ningún negocio propio, pues será sometido a grandes impuestos y regulaciones asfixiantes;

13º. No venda ninguna pertenencia personal, servicios, alimentos preparados en casa o artesanía casera sin la aprobación gubernamental;

14º. No pertenezca a ningún sindicato independiente, sólo al oficialista. Ningún contrato laboral, individual o colectivo, está permitido; como tampoco las huelgas o protestas;

15º. No escoja a su médico ni a su centro asistencial, todos los asigna el gobierno;

16º. No se niegue a participar en manifestaciones o demostraciones masivas organizadas por el gobierno o el PSUV;

17º. No se niegue a participar en el trabajo "voluntario" en favor de la humanidad;

18º. No critique o cuestione las leyes o los decretos del régimen, o cualquier comentario o decisión de los dirigentes del pueblo o del Comandante-Presidente;

19º. No compre o venda sus inmuebles y terrenos. Los propietarios de las casas no pueden venderlas, únicamente se permiten las permutas;

20º. No regrese a vivir al país después de haber emigrado. Los que un día deciden visitar a sus familiares en Venezuela necesitarán visa-permiso para volver a la tierra en que nacieron y deberán obtener un pasaporte venezolano (aunque ya tengan otra nacionalidad oficialmente reconocida);

21º. Cuando emigre o sea capturado en el intento, deberá aceptar que sus "propiedades" (casa, televisor, muebles, ropa, etc.,) sean confiscadas. En el caso de los repatriados o interceptados en el mar de la felicidad, se verán imposibilitados de volver a trabajar, perderán la libreta de racionamiento y enfrentarán actos de repudio o penas judiciales;

22º. No escoja libremente la carrera universitaria que se desea estudiar, esa escogencia la hará el gobierno según las "necesidades de la revolución";

23º. No se niegue a participar en las Milicias de Tropas Territoriales, CDRs, Brigadas de Respuesta Rápida y cualquier organización represiva del régimen.

Como pueden ver, el comunismo es una idea sencilla. Bertold Brecht decía: "lo sencillo es lo difícil". También el poeta alemán sabía de qué hablaba cuando puso el Manifiesto en verso: ¡Qué sencillo es ser un buen comunista!

¡Pa'llá vamos, pues!

Juan Carlos Apitz

Tomado de: Analítica

  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario