28 dic. 2010

Cuba, un destino turístico... pero no para pobres


A mil kilómetros de Pánuco, en Veracruz, está la parte más cercana de México con Cubita la bella.

Aunque el trayecto aéreo común México-Cancún-La Habana o La Habana-Mérida-México.

Un paraíso natural. Un destino turístico... pero no para pobres.

Si le sirve el dato: el peso convertible cubano (CUC le dicen) vale 19 pesos mexicanos.

Y es que la isla tiene dos monedas: la convertible, la que maneja el turista y el peso cubano que vale 25 del peso convertible.

Un desayuno común (sin propina) vale 15 pesos. Multiplíquelo por 19.

Una coca cola vale 3 pesos, una Tucola, bebida nacional, dos pesos.

Un jabón de baño l.55.

Una llamada de tres minutos me costó 500 pesos mexicanos.

La ciudad de Durango tiene 500 mil habitantes y su promedio de carros en circulación por día, es de 250 mil.

La Habana tiene 2 millones de habitantes y circulan promedio 30 mil vehículos. Todos viejos

Hay Plymouth, Ford, Chevrolet del 55 para atrás.

Los Lada, de fabricación rusa, son los más.

Alcancé a ver en un espacio cerca de 10 carros no tan viejos, diríamos de 10 años atrás.

Me informaron que son para rentar a turistas. La empresa: el Estado Cubano.

Edificios suntuosos fueron -ahora son ruinas, escarapelados, habitados con familias hacinadas.

Hoteles que durante el régimen de Batista, fueron de lujo, ahora son departamentos. En sus otrora lujosos edificios cuelgan ahora las prendas de ropa para secarse al sol.

No hay congestionamiento vehicular, no hay tragafuegos, no malabaristas, no hay pordioseros, no hay "teporochos".

El transporte colectivo es infame: Me acompañó un amigo, Wilfredo Porrtel, un ingeniero militar experto en cohetes.

Le insistí en viajar en una "guagua". Sólo por complacerme me llevó a una parada. Porque sólo se detienen en el sitio ex profeso.

Después de esperar media hora, la guagua, un metrobús moderno, era imposible abordar. La gente viajaba hasta en los estribos.

Mi amigo el cubano gana el equivalente a 240 pesos mexicanos por mes.

Y tiene categoría de ingeniero y es miembro del ejército: ingeniero coheteril, es su rango.

Ruinas en La Habana
No paga casa. No es suya, es del Estado pero la habita sin costo. Nunca será suya, pero nadie se la va a quitar.

"La libreta" como le llaman a la despensa les surte lo necesario para comer bien -comer bien, no comer mucho- en especial con frijol negro, arroz, garbanzo, maíz, pollo, aceite. Lo suficiente para comer en el mes.

¿Para qué entonces el sueldo de 240 pesos?

De ahí pagan el teléfono 7 pesos cubanos mensuales por 100 llamadas al mes.

Algo así como 2 pesos mexicanos.

Le invité a cenar en el hotel donde me hospedaba.

Lo siento chico. No nos dejan entrar a los cubanos.

Pero lo dice sin resentimiento, sin el más mínimo asomo de rencor. Es un mundo que es su mundo y lo aceptan. Quizá porque no conocen otro.

Otro día comimos en otro sitio al que sí le permitieron entrar: 36 pesos convertibles multiplicados por 19, nos da 694 pesos mexicanos, 900 pesos cubanos.

Nunca podré darme este lujo, dijo.

Pero en el deporte, especialmente el beisbol el deporte nacional, influencia gringa así no les guste.

Y en educación y medicina, nada más ellos.

La Habana tiene 2 millones de habitantes y 17 novenas.

El Distrito Federal tiene 20 millones y lo más que llegó fueron dos: Diablos y Tigres.

En salud, se enorgullecen de tener lo mejor: conté a mi amigo un viejo chiste: Un dentista cubano se jactaba de que él, con sólo dos auxiliares extrajo una muela en sólo 6 horas.

¿Y eso? En México la extraen en 5 segundos.

Bueno, sí, chico. Pero como en Cuba Castro no nos deja abrir la boca, tuvimos que sacársela vía rectal.

Chiste gusano, dijo, chiste gusano. No le hizo gracia.

Su orgullo: la Revolución. Ahí exhiben con ostentación un fuselaje de un avión derribado durante la invasión de Cochinos...

Un tractor que Camilo Cienfuegos convirtió en tanque.

Un tanquecito que construyeron los obreros del comandante Mendieta.

El Yate Granma, en el que Castro, Che Guevara, Cienfuegos y otros partieron de Pánuco y asaltaron el cuartel Moncada el 26 de julio de 1957.

El Museo de la Revolución es lo que fuera el Palacio Presidencial.

Este fue recreado por Copola en El Padrino II.

El Salón de los Espejos en el penthouse, donde Batista renunció al poder el primer minuto de 1960.

Edificios de arquitectura sublime, destruidos. La Habana Vieja en ruinas no obstante su valor arquitectónico.

El Castillo del Morro, bien conservado.

Ahí se efectúa a diario un ritual con vestidos de época, disparan un cañón a las 9 de la noche, todos los días para conmemorar la lucha de los españoles contra los piratas.

Varadero, playa de lujo. Se puede caminar hacia el mar 200 metros y el agua no sube de la cintura. Y tiene 30 kilómetros de las playas de arenas blancas. Todo lujo.

Ahí están los hoteles más caros.

Una idea: Todos son cinco estrellas, los espectáculos caros, las vedettes, la Cuba de antes de Castro.

El costo por habitación, promedio, es de 300 pesos convertibles, por noche por persona.

Va desde 400 pesos por noche por persona. Multiplique por 19.

Esa es la Cubita ella, que lo espera para ofrecerle sus bellezas.

Pobretones, absténganse.

Mariano Alvarado

Nota: 1 USD ~ 12 Pesos Mexicanos

  • Ir a la página principal
  • 2 comentarios:

    1. Tienes mucha información desactualizada y manipulada mi amigo. Ejemplos: Ya a los cubanos se les permite entrar a los hoteles de su país. En la libreta de abastecimientos, no se incluyen productos como garbanzos y solo alcanza para alimentar una familia durante 15 días. Un cuc al cambio actual equivale a 17 mx. En general harían falta otras vacaciones en Cuba para entenderla mejor.
      Saludos

      ResponderEliminar
    2. Tiene Ud razón amigo, la información no es del todo exacta - en cuanto a la libreta por ejemplo -, pero esas son la impresiones y experiencias del autor. Los cubanos ya pueden entrar a los hoteles, pero no a todos. Y las tasas de cambio de moneda varían constantemente. Gracias por la actualización.

      ResponderEliminar