15 ago. 2011

"Cubans go home"

Imagen cortesía de La Patilla.

El régimen chavista ha introducido a cubanos en sectores considerados vitales y estratégicos para la soberanía y seguridad de cualquier Estado. Es tiempo de actuar en contra de esta situación, es necesario demandar con fuerza y decisión el fin de esta perniciosa relación de subordinación con la tiranía castrista.

Los recientes quebrantos de salud del Presidente y su tratamiento han puesto de bulto varias cosas, pero la más importante de ellas es la del tipo de relación existente entre Cuba y Venezuela.

Es sobradamente conocida la relación de dependencia de todo tipo ­incluso emocional­ que Hugo Chávez tiene con Fidel Castro, no de otra manera pueden explicarse sus continuas referencia a Castro, sus innumerables viajes a ese país y el hecho de que prefiera tratar sus dolencias en Cuba y no en Venezuela.

Es conveniente a estas alturas recordar que el Castro-Comunismo es su Paradigma y su Proyecto para Venezuela. Estamos en presencia de una relación asimétrica entre los dos Estados, desmedidamente favorable al régimen castrista.

Cubazuela existe, no es una ficción o una maledicencia opositora, es una realidad que cobra fuerza con el paso del tiempo y que constituye un acto de dejación de soberanía y de traición a la patria de parte del gobierno venezolano.

Los supuestos continuadores de la gesta de los Libertadores han entregado el país y sus recursos a otro Estado, violando mandatos constitucionales y perjudicando de manera escandalosa los intereses de la nación.

Venezuela ha sustituido a la desaparecida URSS como financista del fracasado modelo cubano a través de convenios económicos como el subsidio petrolero, la conformación de diferentes empresas binacionales donde nosotros ponemos el capital, la triangulación en la importación de productos que innecesariamente pasan por Cuba antes de venir a Venezuela, el pago del numeroso personal cubano presente en el aparato del Estado. Todo esto en detrimento de nuestra economía.

Las cosas no se limitan a chulearnos económicamente, el régimen chavista ha introducido a funcionarios cubiches en sectores considerados vitales y estratégicos para la soberanía y seguridad de cualquier Estado mínimamente serio.

Están presentes más que como asesores en la Fuerza Armada Nacional, intervienen decisivamente en la labor de los organismos de inteligencia del Estado, tienen acceso directo e indebido a las Notarias y Registros, según recientes denuncias controlarán los servicios de Identificación y Extranjería, vienen desplazando a los venezolanos en la Sanidad Pública y además participan con peso decisivo en la Sala Situacional de Miraflores.

Desde la época de la Colonia, Venezuela no se había encontrado en una situación de subordinación tal con ningún otro Estado, ni siquiera en los tiempos de mayor dependencia de los Estados Unidos. Que ironía, quienes dragonean de feroces antiimperialistas y de bolivarianos nos han entregado a Cuba.

Es tiempo de que los venezolanos actuemos en contra de esta situación, es necesario demandar con fuerza y decisión el fin de esta perniciosa relación de subordinación con la Tiranía castrista, nuestra soberanía y la defensa de nuestros intereses deben ser reivindicados y restituidos. Este gobierno entreguista y traidor debe ser obligado a cambiar su política hacia Cuba. En tiempos de conmemoración del Bicentenario los hijos de esta patria tenemos un nuevo reto independentista.

Por Gonzalo García Ordónez 


Fuente: Tal Cual Digital


  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario