9 jul. 2010

La gran burla



En el mismo momento en que el mundo se alegra con la noticia divulgada por el Canciller español Ángel Moratinos y el Cardenal cubano Jaime Ortega, asegurando que la tiranía castrista está dispuesta, por fin, a liberar a algunos presos políticos, que desde hace años apenas sobreviven en las insalubres prisiones de la dictadura, en un matutino uruguayo acaba de informarse que el Presidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto, ha enviado felicitaciones a Cuba. Pero no por el hecho antes mencionado, sino por que ha sido designado el Embajador de Cuba, Reyes Rodríguez, como vicepresidente en representación del grupo de América Latina, en el ¡CONSEJO de DERECHOS HUMANOS de la ONU!, según informó el 22 de junio pasado Prensa Latina, la agencia oficial cubana de noticias. Si viviera Stalin o Hitler, Pol Pot o Mao tal vez les ofrecerían un puesto de honor, en esta farsa .
No sólo se trata de una burla grotesca, que alguien perteneciente a un régimen totalitario que hace más de medio siglo ocupa el poder en ese país, forme parte y ahora se le distinga con un cargo de mayor jerarquía en un consejo de las Naciones Unidas, cuya supuesta razón de ser, es la defensa de los derechos humanos, sino que subleva también el contenido de la misiva del titular del partido que gobierna en el Uruguay. Según la misma publicación local, el Sr. Brovetto expresa que "sin lugar a dudas, dicha elección es un reconocimiento a la obra de la revolución cubana a favor de los derechos humanos de su pueblo y del mundo todo"
Otra vez corresponderían los puntos de exclamación, porque cómo puede explicarse semejante ceguera o más bien, tan grande hipocresía. Tal vez por la cínica aplicación de la máxima goebelliana, de que una mentira repetida mil veces se transforma en realidad. O por una comprensión muy particular de lo que significa "derechos humanos". Aunque a decir verdad, hace ya tiempo que con gran manejo de la dialéctica y la propaganda, la izquierda se adueñó de ese concepto, desparramando en la conciencia de multitudes , que solamente esa corriente política es garante de esos derechos. A pesar de las aberrantes prácticas que el gobierno regularmente aplica, que han convertido a esa isla en una gran cárcel. Hace apenas unos días, se supo de otros cubanos que lograron alcanzar las costas de Florida, arriesgándose a una peligrosa travesía en búsqueda de libertad y otras opciones de vida. También se puede ver en las librerías el volumen que acaba de publicar Hilda Molina, (una desencantada, otrora fervorosa partidaria de la revolución cubana) la que después de años y años de angustiante espera, finalmente fue autorizada a viajar a la Argentina para reunirse con su hijo y sus nietos, a quienes aún no conocía.
Los anuncios sobre la puesta en libertad de los presos más enfermos, produjo otra buena noticia, como es la decisión del valiente Guillermo Fariñas, de terminar con su huelga de hambre y sed que duraba desde mediados de febrero. Más de 4 larguísimos meses. Una tortura a la que se sometió voluntariamente este luchador, quien conjuntamente con Orlando Zapata Tamayo, muerto luego de 82 días de ayuno, decidió ofrendar su vida - porque habrá que ver si puede recuperarse de semejante ordalía- como forma de luchar contra la opresión, en la esperanza de que el pueblo cubano pueda llegar a vivir en una nación libre, donde rija el respeto por los derechos individuales y la libertad de expresión.
Hasta ahora los comunicados han surgido del arzobispado y no del gobierno propiamente y las liberaciones se anuncian por cuenta gotas, por lo que resulta muy prematuro que Moratinos declare que "ya no existe ninguna razón para que la UE mantenga la política de posición común hacia Cuba (impulsada por Aznar), porque justamente esa actitud, como las de los intelectuales que a la larga reaccionaron, junto a informes como el último de Amnesty International y sobre todo, la asfixia económica en que se encuentra el régimen; su fracaso económico, social y político, es lo que ha llevado a que Raúl Castro de este paso. 

Tomado de: El País Digital


  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario