26 may. 2011

Cuba: Menos Carne y Leche


La isla en los años 50 importaba el 29% de los alimentos que consumía y hoy compra el 81%. 

El economista marxista Oscar Pino Santos escribió en 1957 El imperialismo norteamericano en la economía cubana, un ensayo (publicado luego en 1960) en el que “denunció” que debido a los bajos rendimientos agrícolas capitalistas y a los latifundios Cuba importaba el 29% de los alimentos que consumía, fundamentalmente desde Estados Unidos. 

El autor, dirigente del Partido Socialista Popular (PSP), la organización política de los comunistas cubanos, explicó que sólo el socialismo podría poner fin a aquel atraso productivo que sufría la isla como consecuencia de la explotación imperialista y de la burguesía criolla.

Para sorpresa de los propios marxistas criollos, a la revolución antibatistiana y “verde olivo” –en la que sólo participaron cuando a fines de 1958 ya la victoria rebelde era inminente-- Fidel Castro la convirtió en dictadura del proletariado e implantó el socialismo en su versión estalinista.

Poco después de asumir el poder Castro pidió a Pino Santos que junto al Che Guevara y otros colegas revolucionarios redactara la Ley de Reforma Agraria. El 18 de mayo de 1959, día posterior a la aprobación de la ley, el diario Revolución reprodujo en un tabloide buena parte de aquel ensayo aun inédito, actualizado por su autor.

“Una concentración extraordinaria de la propiedad agraria en las manos de unas pocas empresas y familias –afirmaba Pino Santos en su obra--, impedía el auge de la producción agrícola y le abría el mercado alimenticio cubano al granjero extraño.

Recorrido ya más de medio siglo con el sistema económico diseñado por Marx y Lenin, Cuba importa no ya el 29%, sino el 81% de los alimentos que consume. O sea, ocho partes de cada 10 de la alimentación cubana provienen del “granjero extraño” mencionado 55 años antes. La producción nacional aporta sólo el 19% de lo que se consume debido a la improductividad endémica de su agricultura, en crisis desde 1961.

Pino Santos --fue embajador en China de 1960 a 1967--, fallecido en 2004, vivió lo suficiente como para constatar la inviabilidad de la agricultura socialista. Conversé con él varias veces en los años 80, pero del tema agrícola no me habló nunca.

Lo cierto es que actualmente la mitad de las tierras fértiles de Cuba están ociosas, cubiertas de marabú. Las granjas estatales son latifundios mucho más grandes que los de 1957 y registran los rendimientos de campo más bajos del mundo, incluyendo los de la caña de azúcar, que no llega a las 30 toneladas de caña por hectárea mientras el promedio latinoamericano no baja de 80 toneladas por hectárea y hay empresas como la Tumán, en Perú, que obtienen 200 toneladas por hectárea.

Por razones ideológicas, Pino Santos omitió que en 1957 la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) clasificó a Cuba como el mayor exportador de productos agropecuarios de América Latina en proporción a su población. 

Luego de cinco décadas de socialismo, Cuba –azucarera mundial por 180 años-- apenas exporta azúcar e incluso la importa para cubrir sus compromisos, porque su producción regresó a los niveles de 1896 cuando era colonia española. La estatización de las tierras tan pronto como en 1962 dio origen a una cartilla de racionamiento de alimentos aún vigente, que cubre apenas unos 10 días de consumo al mes, no contempla la entrega de carne de res, y la leche es sólo para menores de 7 años.

Y hablando de carne y leche, dos alimentos clave en la nutrición humana, veamos qué ocurre en Cuba al respecto.

Con los “bajos” rendimientos agrícolas capitalistas, en 1958 había en Cuba seis millones de cabezas de ganado vacuno –posiblemente eran 7 millones, porque no todos los 147,700 ganaderos existentes cumplían con las formalidades de inscripción. Pero tomando 6 millones, como el país tenía unos seis millones de habitantes a cada cubano le correspondía una vaca completa, el triple del promedio mundial de 0.32 bovino por habitante según la FAO. 

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Cuba, con 11.2 millones de habitantes en 2006 la isla contaba con 3.7 millones de vacunos, menos que los 3.9 millones que había 88 años antes, en 1918. Y economistas independientes calculan que en 2011 el total de reses es de 3.5 millones. Conclusión, que gracias al socialismo ahora hay tres habitantes por cada bovino.

Las vacas en ordeño en 1958 produjeron 960 millones de litros de leche, equivalentes a 2.6 millones de litros diarios casi medio litro por persona (unos dos vasos). Según el periódico Juventud Rebelde, Cuba produjo en 2009 un total de 1.6 millones de litros de leche diarios para 11.2 millones de habitantes, exactamente 0.14 litros por ciudadano, el consumo más bajo del hemisferio occidental si se excluye a Haití, según la FAO.

En carne de res el consumo cubano en 1958 fue de 81 libras por persona, según el Statistical Year Book de la ONU y un informe del Ministerio de Hacienda de Cuba. Fue el tercero más alto de Latinoamérica luego de Uruguay y Argentina. Hoy, la población no recibe carne vacuna directamente, sino como parte de una cuota de unas pocas onzas mensuales de una mezcla de vísceras con harina de soya de muy mal sabor. En tanto, la FAO informa que en 2010 el consumo mundial de carne de res fue de 92.7 libras por habitante (1.7 libras a la semana), y de 68.5 libras (1.3 libras semanales) en las naciones del Tercer Mundo. 

Para no pocas entidades internacionales, Cuba a fines de los años 50 poseía la mejor ganadería tropical del mundo. Ya había desplazado a Estados Unidos en la exportación hacia Latinoamérica de sementales de la raza cebú –unos 1,000 anuales--, muy bien integrada al ecosistema tropical y alta productora de carne. 

Como ganado lechero se destacaba en la isla la raza Brown Swiss, gran productora de leche y resistente al calor y las condiciones tropicales.

Pero el Comandante en Jefe se empeñó en inventar nuevas razas. Se autoproclamó sabio genetista y ordenó el cruce de toros sementales canadienses importados de la raza Holstein, de clima frío, con las criollas vacas cebú. “En 1970 produciremos 10 millones de litros diarios y nos bañaremos en leche”, prometió en 1965 por televisión. 

Surgieron así las F-1 y F-2, animales débiles, muy enfermizos y sin gran valor en leche y carne. Uno de los grandes inconvenientes de estas vacas híbridas es su color negro, que les dificulta soportar altas temperaturas y las torna casi indefensas ante los parásitos tropicales.

Otras causas del desastre ganadero es la falta de pastos –los bovinos no comen marabú-- , y que en las vaquerías estatales lo importante es cumplir la meta de producción lechera asignada y dejan a las vacas sin leche suficiente para alimentar a sus terneros, que mueren en gran proporción. Además hay cada vez más vacas “vacías” (no preñadas).

En fin, es tan triste la realidad que a mi al menos me lleva a desear algo kafkiano: ojalá que Cuba pudiese regresar en el tiempo y tuviese hoy el desarrollo agropecuario y el nivel de vida que tenía cuando hace más de medio siglo era “explotada” por el imperialismo. 

Pensé escribir El socialismo en la economía cubana como la otra cara de aquella promoción marxista de 1957, pero ante tan abrumadoras evidencias no creo que ya valga la pena.

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES



  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario