16 may. 2011

Marcha gay en Cuba, la princesa y sus bufones

Y al "rey" le da igual judío que ortodoxo, lesbiano o maricona, la cosa es mantenerse en el "trono".

Cerca de trescientos cubanos desfilaron por La Habana contra la homofobia y por los derechos gay. 

 Más de dos centenares de cubanos -en su mayoría homosexuales y activistas- participaron el sábado en una marcha por la calle 23 de El Vedado, en La Habana, contra la homofobia y para demandar respeto por los derechos de la comunidad gay de la isla.

Esta es la tercera edición de la caminata, y partió del paseo del Malecón hasta llegar al Pabellón Cuba, un local especialmente dedicado a realizar eventos y donde se desarrolló la mayor parte del programa.

La manifestación estuvo encabezada por Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) e hija del gobernante cubano, Raúl Castro.

Un despacho de la Agencia Española de Prensa, EFE, indica que entre banderas y carteles se destacaban algunos en que podía leerse: "Desterremos la homofobia", "Los derechos sexuales como derechos humanos" y "Mi hija nació varón, quiero que sea feliz"; mientras, algunas parejas de hombres tomados de la mano gritaban "queremos matrimonio" y otros daban vivas a Mariela Castro.

Relata EFE que desde las aceras y autobuses que pasaban por la calle, muchos curiosos tomaron fotos y observaron sorprendidos esta particular demostración del orgullo gay en Cuba, a la que los organizadores del Cenesex denominan como una "conga contra la homofobia".

Manuel Ernesto, un abogado de 25 años, declaró a EFE que asistió a la actividad para "favorecer" a Cuba y "tratar de borrar todos los tabúes que aún existen".

La caminata forma parte de la IV Jornada Cubana por el Día Mundial contra la Homofobia que se celebra el 17 de mayo, y que este año tendrá su actividad central en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

Señala EFE que Mariela Castro, cuyo trabajo al frente del Cenesex la ha convertido en líder de la comunidad gay cubana, afirmó que "no basta con establecer leyes" sino que hay que "transformar la sociedad para eliminar toda forma de discriminación" en Cuba.

Sin embargo, el activista Ignacio Estrada Cepero, dijo a Radio Martí que la marcha fue muy deslucida y que sólo unos pocos gays participaron de ella ya que la calificaron como la actividad de "la princesa y sus bufones".

Puntualizó Estrada Cepero que para muchos gays lo que está haciendo Mariela Castro es reclamando un trono, un lugar en el poder porque la mayor parte de las actividades se han efectuado a puerta cerrada.

Para Estrada Cepero, las verdaderas demandas de la comunidad gay cubana no se han cumplido por parte de las autoridades cubanas, mientras Mariela Castro desfila entre algunos pero resguardada por un cordón de policías con camuflaje de civiles.

Un despacho de Prensa Asociada, AP, anota que uno de los carteles que portaron los manifestantes rezaba: "La homosexualidad no es un peligro, la homofobia sí".

La homofobia fue una de las puntas de lanza del llamado "quinquenio gris" en Cuba, como se conoce al periodo de "caza de brujas" de la década del 70 contra intelectuales y artistas acusados de homosexualidad, falta de compromiso con la revolución o "desviacionismo ideológico".

"Las personas deben abrir su mente para aceptar todo tipo de orientación sexual, nosotros queremos sentirnos cómodos", dijo a AP Eduardo Hernández, un enfermero de 36 años. "Creo que sí se ha visto el resultado de estas jornadas (en estos años). Hay más personas que nos apoyan, incluso en el gobierno. Esto es un logro", consideró.

La agencia Reuters, por su parte, reseñó que Mariela Castro afirmó que "Obama siempre va a decir eso porque él está muy presionado, él hace el papel del presidente, siempre vamos a escuchar eso de un presidente norteamericano".

El comentario de Castro, una psicóloga, responde a recientes declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, al canal Univisión de Miami, en las que exigió ver un "cambio real" en Cuba para normalizar las tensas relaciones entre los viejos enemigos.

Puntualiza Reuters que Mariela Castro explicó: "Sabemos que nada va a cambiar (en la postura de Estados Unidos hacia Cuba), nosotros vamos a seguir cambiando, ellos no", mientras marchaban por una céntrica calle de La Habana.

El presidente Raúl Castro, quien reemplazó a su hermano en el 2008, ha reiterado que está dispuesto a discutir cualquier tema con Washington, pero en igualdad de condiciones.

Su Gobierno ha emprendido más de 300 reformas económicas para fortalecer el sistema socialista y liberó a decenas de presos políticos el pasado año, la mayoría de los cuales emigraron a España y otros países con sus familiares.

Pero Obama desestimó los cambios durante la entrevista con Univisión esta semana, argumentando que la disidencia política aún no es tolerada y criticó que el sistema económico todavía es "demasiado restringido".

Fuente: Martí Noticias


  • Ir a la página principal
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario